Autor: marketing

logoblognutella

¿Nutella o Nocilla? ¡Vaya dilema!

Estaba leyendo una de las páginas que más me gustan (El Comidista, el blog de comida de El País) cuando me encuentro con el siguiente dilema: ¿prefieres Nocilla o Nutella?.

Y, la verdad, es una pregunta de muy difícil respuesta (sobre todo para los que ya vamos teniendo una edad, que nos afecta un poco más la nostalgia y siempre tiene peso en nuestros argumentos).

Hasta hace bien poco en España crecíamos merendando bocadillos de Nocilla acompañados de Cola-Cao calentito, por si se "hacía bola". No existían zumos multifrutas o detox, smoothies ni leche de soja. Por supuesto Nutella no había logrado cruzar los Pirineos, así que la elección era bien sencilla.

Nocilla era la reina de las meriendas, más aún cuando sacaron la blanca (sabor crema de leche) y había guerra entre hermanos para decidir a quién pertenecía cada parte. Los vasos en los que se envasaba la Nocilla son otro aspecto mítico del producto, desde los antiguos (que encontramos en casa de cada abuela de este país) hasta los modernos diseñados por Victorio&Lucchino (pasando por Los Simpsons, Minions o cualquier otro fenómeno infantil de cada época).

Y... ¿quién no se sabe la canción de "leche, cacao, avellanas y azúcar....Noooo-ciiii-llaaaaaa"?

En resumen, la Nocilla es más nuestra, la blanca está muy rica, los vasos coleccionables siempre han sido un acierto y tiene la propiedad mágica de transportarnos a la infancia. No son malos argumentos.

Pero... ahora toca analizar la Nutella.

Captura de pantalla 2016-04-27 a las 22.13.19

Empezaremos con que es la original, basada en una crema antigua llamada "pasta giaduia" (la Nocilla no hizo más que copiar una idea que arrasaba en Italia y que ya empezaba a contar con fama mundial.).

Vamos a seguir argumentando basándonos en la receta, contando la Nutella con más del doble de avellanas que la Nocilla (además de no incluir grasas hidrogenadas la receta italiana). Esto hace que, además de ser más sana y con más sabor, la textura de la Nutella sea más natural (la Nocilla es mucho más uniforme precisamente por eso).

El gusto de la crema italiana dura mucho más en la boca, mientras que el de su "prima" española desaparece mucho antes.

Así que, de la Nutella destacamos que es la original, que tiene muchas más avellanas, que es más natural, que su sabor es más marcado y que perdura mucho más en la boca.

Por ello, en Prêp´la Crêpe elegimos Nutella. Eso sí, para casa muchas veces compramos Nocilla (poniendo de excusa el vaso de turno).

11988557_1261199540561340_7569677995663871351_n

IMG-20160417-WA0014

MadrEat: edición de Abril

El refranero español es muy sabio y (casi) siempre tiene razón. Dice que "en Abril aguas mil" y la verdad es que acertó al 100% para la jornada del Sábado en MadrEat. El equipo de Prep´la Crêpe madrugó bastante para tenerlo todo preparado a las 12 de la mañana, pero fue imposible. La jornada se acabó suspendiendo, pues el diluvio que caía en la Casa de Campo no daba tregua y así era imposible disfrutar de la comida de los diferentes FoodTrucks que se habían dado cita.
Pero "tras la tempestad siempre viene la calma" (sí, hoy estamos tirando de sabiduría popular), y el Domingo amaneció con un sol radiante y un horario ampliado en MadrEat hasta las 22:00 horas. El público respondió muy bien, la gente tenía ganas de aprovechar el Domingo y desde bien temprano la Casa de Campo se llenó de gente con ganas de probar diferentes propuestas culinarias.  El foodtruck de Prep´la Crêpe, como es habitual, fue uno de los más visitados. Si bien tuvimos algo de cola, la espera para recibir el crêpe estuvo en torno a 5 minutos (nuestros chefs son unos auténticos velocistas). Además con una buena sidra o un mini de cerveza el tiempo pasa mucho más rápido, sobre todo bajo el sol de primavera.
Tuvimos tanta afluencia de público que nos quedamos sin masa durante un breve periodo al final de la tarde, pero rápidamente nos trajeron más material desde nuestro restaurante en Calle Génova, para que nadie se quedase sin su cena o sin su postre.  Y a las 10 de la noche cerramos, haciendo los últimos crêpes sobre la bocina, y preparando nuevas ideas para la próxima edición de Madreat en Mayo. ¡Os esperaremos en la Casa de Campo de Madrid!
IMG_6504

Crêpes: Historia y Curiosidades

¿De dónde vienen las Crêpes?

Pues las crêpes tienen su lejano origen en la zona francesa de Bretaña (al oeste del país galo) en la Baja Edad Media. Era una receta de agricultores, que esparcían una masa a base de harina, huevos y algún elemento líquido (agua, leche o cosas tan extravagantes como sangre) sobre piedras sacadas del fuego, fabricando así una torta que luego rellenaban de ingredientes básicos.

Conseguían con ello transportar su económica comida de una forma relativamente sencilla, y resultaba mucho más simple y barato cocinar un crêpe que elaborar una barra de pan (o baguette, ya que estamos pensando en Francia).

El término "Crêpe" proviene de la palabra latina "crispus" (crespo), lo que nos hace pensar en algo crujiente y fino (tal como intentamos hacer nuestros crêpes en Prep´la Crêpe). 

 

La harina que tradicionalmente se utilizaba para hacer las crêpes saladas era la sarracena, que además no contiene gluten y es apta para personas celiacas (algo que, evidentemente, ni sabían ni les importaba demasiado en aquella época).

El resultado de utilizar esta harina es una torta mucho más oscura que la conseguida si utilizamos nuestra harina normal, y además la harina sarracena imprime un sabor mucho más potente al crêpe.

Esta receta se fue extendiendo hasta hacer que los/las crêpes (no está claro qué género es el correcto en español) se hayan convertido en uno de los platos más reconocidos de la cocina francesa, además de ser el más popular en las calles del país vecino. 

 

 

En España tenemos nuestra versión propia tanto en Galicia (filloas) como en Asturias (frixuelos), parientes próximos de la receta francesa y que se transmitieron a través de las influencias del Camino de Santiago (dicen algunos) o bien por ser pueblos Celtas (dicen otros).

Nosotros, que no somos historiadores culinarios, nos conformamos con preparar en Madrid las mejores crêpes de la capital (eso sí, siguiendo la receta original bretona). 

¡Esperamos que os haya gustado el post!

FRIXUELOS ASTURIANOS